Archivo del Autor: milodon1982

Orando según la voluntad de Dios

muneco_-con_llave_candado1

Lucas22:41-44 “Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.”

Estaba pensando en lo que significa pedir de acuerdo a la voluntad de Dios.

Primero debemos saber que Dios ya determinó su voluntad en muchos aspectos, los cuales declaró en su palabra.

  • Mat 28:19-20 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
  • 1Tes 4:3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación
  • 1Tes 5:16 Estad siempre gozosos.
  • 1Tes 5:17 Orad sin cesar.
  • 1Tes 5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
  • 1Tes 5:19 No apaguéis al Espíritu.
  • 1Tes 5:20 No menospreciéis las profecías.
  • 1Tes 5:21 Examinadlo todo; retened lo bueno.
  • 1Tes 5:22 Absteneos de toda especie de mal.
  • 1Ti 2:3-4  Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,  el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.
  • 1Pe 2:15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;

Entonces, sabiendo estas cosas, nuestra oración debería ser dirigida por estos mandatos, los cuales son claros y buscan nuestro bien.

La voluntad de Dios es como un candado con su llave. Cuando abrimos un candado es porque tenemos la llave correcta. No debería sorprendernos si podemos abrir un candado con SU llave, ya que la persona que lo creó lo hizo así. Hizo el candado e hizo también la llave la cual puede abrir el candado. Ahora, cuando quieres abrir un candado, pero tienes muchas llaves y no sabes cuál es la correcta, por lo general intentamos con todas las llaves hasta que por fin una es la que puede abrir el candado. Hay algunas llaves que se parecen mucho, hay otras que hasta entran y parece que van a poder abrir el candado, pero al final no lo hacen.

Pensemos que el candado es la voluntad de Dios, el lote de llaves es nuestra voluntad, nuestros deseos, los cuales no necesariamente son pecaminosos o tan lejos de la voluntad de Dios y junto con estas  llaves está también la llave de la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Muchas veces tenemos planes, proyectos y deseos personales que queremos concretar, muchas veces estos deseos buscan hacer la voluntad de Dios, pero no sabemos que es realmente lo que tenemos que hacer, entonces comenzamos a orar y Dios responde negativamente a nuestra petición. No es que Dios no responda cuando no recibimos lo que queremos o estamos esperando, es solo un NO a la petición que estamos haciendo. Creo que estos versículos ilustran muy bien lo que quiero decir.

Rom 8:26-28  Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos. Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Entonces después de haber intentado con las llaves de nuestros deseos, nuestras preferencias, nuestra voluntad, etc. El Espíritu Santo que está dentro de nosotros,  nos guía a usar la llave de oración correcta que está conforme a la voluntad de Dios. Y como dice Romanos 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Dios no nos defrauda, ni nos hace esperar para hacernos sufrir. Lo que ÉL quiere es que nuestra voluntad sea hacer su voluntad para su gloria.

Anuncios

Así es mi trabajo

 

Limpieza-profunda-del-baño

!!!MI TRABAJO ES TAN DIFÍCIL!!! Ya ni recuerdo cuantas veces esta frase salió de mi  boca, cuando ocurrieron eventos inesperados en mi lugar de trabajo, los cuales me sacaron de mi agenda para el día.

Alguien rompió una botella de leche, otro derrama agua en uno de los pasillos, otra persona está enferma del estómago y deja una gran señal de eso en el baño con olor y residuos fuera del inodoro. Etc.

Muchas veces me pregunté ¿por qué tengo que estar limpiando los desastres de otras personas?, ¿por qué tienen que venir a mi trabajo y hacer sus necesidades aquí? ¿Acaso no tienen baño en sus casas?, ¿Por qué no usan pañales? Etc, etc. Obviamente cuando ya comencé a decir todas esas cosas mi amargura era como ácido, que si caía sobre cualquier cosa lo quemaría.

Obviamente esas palabras o pensamientos no vienen de un corazón agradecido ni lleno de gozo, sino de un corazón amargado y desagradecido. ¿Acaso ese trabajo no es el medio que Dios usa para el sustento de mi familia? ¿Si no tuviera este trabajo podría poner gas en mi auto o comprarme ropa?

Cada vez que pensamientos de este estilo vienen a nuestra mente debemos tener cuidado, porque el mismo diablo puede estar susurrando a nuestro oído y ni siquiera nos damos cuenta. Como esa vez que Jesús le dijo a Pedro “aléjate de mí Satanás” cuando trató de convences a Jesús que no muriera en la cruz, lo cual hubiera sido una catástrofe, ya que sin ese sacrificio, nadie podría ser salvo del infierno.

El otro día en uno de esos momentos en los que este tipo de pensamientos vino a mi mente, el Espíritu Santo me dio cordura y me hizo analizar mi vida. Y la verdad no fue muy alentador el resultado. Mi vida cristiana tiene  mucho que desear, he sido muy negligente en mi caminar con Dios, lo cual me ha hecho cometer muchos errores y pecados. Y adivinen qué, alguien más ha tenido que limpiarlo, alguien más ha tenido que ponerse en sus rodillas y comenzar a oler la miseria de mis errores.

Dios me hizo ver que Jesús hace conmigo lo que yo hago en mi trabajo por otras personas, limpia y arregla mi vida cuando yo solo hago un desastre.

  • Él recoge mi mugre
  • Limpia y recoge las cosas cuando yo las quiebro.
  • Me ayuda cuando no puedo hacer algo
  • Es paciente y servicial
  • Está ahí cuando lo necesito

Después de esa revelación de Dios a mi vida, mi concepto del trabajo que hago tomó otro significado y la verdad es que me humilla el saber que Jesucristo está presto para hacer esas cosas por mí, pero me anima también a seguir haciendo mi trabajo, pero con una perspectiva diferente, sabiendo que yo estoy siendo de bendición a otras personas así como Jesús es de bendición para mí,  aunque no recibe un salario por hacerlo, sino que lo hace puramente por amor.

Cuan bueno es nuestro Dios y misericordioso. Espero poder aprender más de Él en mi trabajo.

El dulce veneno de la infidelidad

Pro 5:15 Bebe el agua de tu misma cisterna, Y los raudales de tu propio pozo.
Pro 5:16 ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, Y tus corrientes de aguas por las plazas?
Pro 5:17 Sean para ti solo, Y no para los extraños contigo.
Pro 5:18 Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud,

pozo_noria_001

He escuchado muchas historias de personas que estaban casadas y que se enamoraron de alguien en sus trabajos, de uno de sus amigos o incluso en sus Iglesias. No estoy hablando de inconversos, sino de “cristianos” que eligieron enamorarse de una persona extraña.

Hijos o hijas de Dios que comenzaron a elegir con sus sentimientos y no con la razón, ni la biblia. Personas que callaron al Espíritu Santo, para seguir sus propios deseos (concupiscencias) y sentimientos. Sin considerar las consecuencias.

Al tratar de hablar con alguien que ya tomó esta decisión, es muy difícil hacerlos entrar en razón, ya que su entendimiento se ha entenebrecido o ha adquirido callosidades.

Cuan peligroso es entrar en este juego que promete satisfacción, felicidad y llenar los vacíos que creemos tener en nuestro matrimonio, pero que oculta la amarga realidad de las consecuencias de familias destrozadas, abandono de hijos, perdida de confianza y muchas otras cosas.

¿Cuánta garantía hay en quebrar algo que Dios bendice (el matrimonio), y aventurarme por algo que Dios aborrece, (adulterio). ¿ Y no estoy hablando solo del adulterio sexual, sino el emocional, que nos lleva hasta el otro adulterio.

Puede llegar a ser tanto el desvío, que hasta adulteramos espiritualmente, porque inventamos un dios, que si está de acuerdo con mis “necesidades” y que comprende mi desdicha. Eso es blasfemia, porque estamos creando un dios a nuestra conveniencia, que nos permite vivir en pecado, sin importar lo que suceda.

¿Cuánto tiempo tiene que pasar, hasta que nos sintamos atraídos por alguien fuera de nuestro matrimonio y le consideremos digno de entregar nuestras emociones, vida, pensamientos y aun cuerpos?

El tiempo que le demos al diablo de convencernos de que todo va a estar bien.

¿Realmente vale la pena? Obvio que para alguien que ya dejó de ver su matrimonio como una bendición de Dios y comenzó a verlo como un peso, o algo que lo tiene atado y que no le permite disfrutar de la vida, si vale la pena. Porque está buscando satisfacer lo que no puede encontrar o no quiere encontrar. Ya han reemplazado, la realidad del pecado, por una realidad virtual, que los tiene segados. Viven en sus mentiras, tratando de justificar sus acciones y desconformidades.

Muchas personas que decidieron hacer esto, ahora son las personas más infelices que he podido ver, y aunque muestran estar bien, la biblia dice que su afrenta o vergüenza nunca será borrada.

No consideraron que la otra persona también tiene defectos y es posible que aun más que el o la conjugue. Que con la relación que estaban llevando a cabo, solo estaban satisfaciendo un deseo de la carne, pero no el complemento que el matrimonio da.

Ahora bien, cuando las cosas van mal en el matrimonio, no es el fin de la historia. Hay muchísimos caminos para tomar, fuera del adulterio o el divorcio. Si realmente quieren cambiar la situación, se debe buscar ayuda, aunque avergüence o incomode el hecho de que se fracasó en algún punto de la relación, nadie es perfecto o exento de errores y fracasos.

Creo que es mejor tratar de arreglar algo que ya tienes y que sabes cómo funciona, que tratar de comenzar algo nuevo, que no tienes los manuales, ni las garantías si se llega a romper.

Eso es la aventura del adulterio. Tal vez es excitante al comienzo, como cualquier juguete nuevo, que se compra en una feria de cosas muy baratas hechas en China. Pero que no tienen ni un manual o garantía. Es tan barato que si se rompe, solo puedes comprar otro y el viejo lo botas a la basura. Esa es la garantía que adquieren las personas que deciden jugar fuera del matrimonio, que en cualquier momento, cuando ya no sea divertido o excitante, te van a botar a la basura y buscarán un juguete nuevo.

No dejes que se te enfríe el café

image

Yo soy un bebedor de café diario. No puedo andar por el día sin haber tomado por lo menos una tasa de café. Cuando salgo de mi casa procuro llevar un vaso  térmico lleno para el camino y así disfrutar más de esa vitalizante bebida, pero trató de tomármelo rápido, porque lo peor que me puede pasar es que se me enfríe. Para mi es bueno mientras está caliente, pero cuando se me enfría ya no es apetecible y tampoco lo quiero calentar, porque se pone más amargo.
Está ilustración es muy aplicable en cuanto a nuestros hábitos piadosos en la vida cristiana, que nos acercan al Señor. Cuando recibimos a Cristo de verdad, no sólo repitiendo una oración, sino arrepentidos por haber infringido la santa ley de Dios y reconociendo que somos sus enemigos, Dios nos salva, perdonando nuestros pecados, dándonos al Espíritu Santopara que viva en nuestro interior, el cual trae a nosotros deseos que antes no teníamos. Predicar el Evangelio, leer la palabra de Dios, orar, estar con otros cristianos, ayudar a otros etc. Pero eso debe ser constante. El apóstol Pablo le dijo a Timoteo: “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.”
                                          2 Timoteo 1:6
La palabra de Dios nos dice que debemos avivar el fuego del Espíritu. Lo cual quiere decir que no lo dejemos enfriar. Si te gusta el café , tómatelo mientras está caliente, para que lo disfrutes.
Toma en serio el Don que recibiste de Dios, no te fue entregado para guardarlo, ÚSALO y mantenlo ardiendo.
Otra cosa que hago diariamente es hacerme café fresco, si quedó un poco del día anterior lo boto y me hago nuevo.  El mismo Pablo escribió a la Iglesia de Efeso: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”
                                        Efesios 5:18-20
La llenura del Espíritu no es instantánea, no te despiertas en la mañana y dices “Ah, estoy lleno del Espíritu Santo” y sales por la vida, sin hacer nada de lo que dice la lista anterior. Es un proceso que nace del nuevo hombre que recibiste con el Espíritu Santo, que debes mantener vivo.
Debemos cumplir la voluntad de Dios para ser llenos del Espíritu Santo. “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.”
                                              Efesios 5:17
Por favor toma unos minutos para pensar si realmente estás viviendo la vida que Dios quiere en Su voluntad. Si no es así, pídele perdón y comienza de nuevo.
Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.”
                           Lamentaciones 3:22-23
Te animo hoy a que no dejes que se te enfríe el café, disfrútalo caliente.

Dios y su palabra es como lo siguiente:

Para mi creer en Dios y su palabra es como lo siguiente:huraacan

Un gran huracán se levantó en la costa oeste del continente. La gente que lo vio quedó maravilla del poder que tenía,  muchos pudieron salvarse, pero muchos otros murieron por no buscar un refugio aunque se les advirtió.

Algunos de los que pudieron escapar del huracán, tuvieron compasión de las personas que estaban en la dirección de este horrible evento. Trataron con mucho esfuerzo de adelantarse, y usando el vehículo más rápido que pudieron conseguir, lograron avisarle a muchos otros en el siguiente Estado. El terrible peligro era inminente y no había tiempo que perder. Les advirtieron a los que más pudieron para que buscarán un refugio y así lo hicieron algunos, pero otros murieron, porque no creyeron al anuncio.

Muchas otras personas que sí creyeron  decidieron unirse al grupo de avanzada, la mayoría de ellos no alcanzaron a ver el huracán, ni su fuerza, porque ya habían logrado separarse a mucha distancia antes de verlo, pero seguían comunicando el mensaje fielmente y tal como lo habían escuchado de las personas que les anunciaron el gran desastre que venía.

Y así fueron pasando la voz mientras el tiempo de la llegada del huracán se aproximaba, hasta la siguiente ciudad.  La gente que escuchó las últimas advertencias,  escucharon la misma versión de los eventos porque los primeros mensajeros fueron fieles al mensaje, no mintieron en cuanto a la inminente desgracia que se aproximaba, ni minimizaron la versión, porque tenían claro que cuando llegara el huracán sería muy tarde.

A estas alturas muchos ya habían oido de la mala noticia que se avecinaba, del  poder destructor y de las consecuencias de no tener un refugio. Los que creyeron prepararon un lugar para salvarse, pero muchos otros siguieron viviendo sus vidas como si todo lo que se les dijo fue solo una mentira.

Con este claro ejemplo quiero hablarte de la fidelidad de la biblia. Todos los hombres que escribieron la biblia, no lo hicieron porque se les ocurrió, lo hicieron porque Dios les ordenó escribir en cuanto a lo que Dios quería que la humanidad supiera de ÉL mismo.

2Pe 1:19  “Tenemos también la palabra profética más segura,  a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro,  hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 1:20  entendiendo primero esto,  que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 1:21  porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana,  sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

Nosotros tal como las últimas personas que escucharon el mensaje del huracán, y que nunca lo vieron, somos advertidos por hombres fieles que han creído al mensaje que otros dieron después de haber visto a Dios y sus milagros.

Hechos  4:19  “Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; 4:20  porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.”

Juan 3:18  “El que en él cree,  no es condenado;  pero el que no cree,  ya ha sido condenado,  porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” (Jesús)

Este versículo nos muestra claramente que serás condenado por no creer o que no serás condenado porque creíste en Cristo Jesús.

Juan 20:28 “Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! 20:29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.”

La biblia nos habla de que un día Cristo vendrá, pero que es paciente y espera que tú creas en el para salvación de tu alma.

2 Pedro 3:9  “El Señor no retarda su promesa,  según algunos la tienen por tardanza,  sino que es paciente para con nosotros,  no queriendo que ninguno perezca,  sino que todos procedan al arrepentimiento.”

El Señor viene, tal como el huracán de la historia, el hecho que no quieras creer, no quiere decir que no sea verdad, solo muestra tu incredulidad, que será recompensada con el juicio eterno que viene de parte de Dios sobre todos los que nunca limpiaron sus pecados, ni se arrepintieron de sus maldades.

Por favor toma un tiempo para poder pensar en tu futuro eterno. Si estás vivo es porque Dios te está dando vida para que llegues a conocerle, no para que sigas viviendo lejos de Él.

Navidad.

image

Mucha gente ama la Navidad por varias razones.

-el ambiente festivo
-el bono de Navidad
-la comida
-por los regalos
-por las luces de Navidad
-por el pesebre y el tierno niño que está acostado. Etc.

Pero debemos recordar cuál es el verdadero motivo por el que se celebra la Navidad. La palabra Navidad viene de Natividad o nacimiento, ¿de quien? De Jesús obviamente y si bien es cierto que a muchas personas no les gusta celebrar el nacimiento de Jesús en diciembre, para muchos otros está perfectamente bien, ya que de todos modos estamos celebrando su cumpleaños.
Ahora bien, debemos entender quien es Jesús y como fue que vino al mundo en forma de hombre.
La explicación que la misma Biblia da en cuanto a eso debe creerse por fe, ya si que si se tratara de entender de forma lógica sería  completamente difícil.
En el antiguo testamento encontramos muchas profecías en cuanto a Jesús desde su nacimiento, pasando por su vida recta y final reinado corporal en la tierra.
“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.”
Isaías 7:14
Profecía del nacimiento de Jesús en el nuevo testamento.
“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo,Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.”
Mateo 1:21-23
Cumplimiento de las profecías.
Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos,
Mateo 2:1
Jesús declaró de su propia boca el propósito por el cual vino al mundo.
“Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas. Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.”
Juan 12:46-47

Aquí hay otra profecía dada por Juan el Bautista. (Bautista no por denominación, sino por oficio)
“El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”
Juan 1:29
Jesús vino para salvarte de ir al infierno por causa de tus pecados. Es posible que digas ¿de que pecados me va a salvar?
Déjame hacerte un pequeño examen para comprobar lo que estoy diciendo. Dios hace muchos años dio los 10 mandamientos como ley para que los cumpliésemos, el no hacer sólo uno de esos 10 mandamientos nos hace culpables de juicio eterno. Veamos como como andas con eso.

¿Robaste alguna vez en tu vida, aunque sea algo pequeño?
Si tu respuesta es si, quebraste el 8° mandamiento. Y eres un ladrón.

¿mentiste alguna vez, aunque sea una “mentirita blanca?
Si lo hiciste, entonces eres un mentiroso. Y quebraste el 9° mandamiento.
¿Alguna vez adulteraste o sólo  miraste a alguien con lujuria y pasaron malos pensamientos por tu mente?
Si lo hiciste quebraste el 7° mandamiento? No cometerás adulterio.
Esto te hace culpable delante de Dios y mereces ir al infierno.
“ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
Romanos 3:20, 22b, 23.
Según este versículo estas separado de Dios, no porque Dios te odia, sino por tu propia decisión.

Después  de estas cosas que has visito, puedes darte cuenta que has pecado en contra de Dios?, ¿si fueras juzgado por los 10 mandamientos de Dios, serías inocente o culpable?

Si dices que eres culpable ante Dios, sólo estas siendo honesto contigo mismo y con Dios. Pero si dices que eres inocente estás en problemas.
La salvación de Dios es sólo para los  perdidos.
“Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos… Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.”
Mateo 9:12-13b

El arrepentimiento es darte cuenta que hiciste mal y dolerte por aquello que hiciste que ofende la santidad Dios, y no volver atrás.
Dios es justo. “Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable…
Nahúm 1:3a.
“Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a (Dios) aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.”
Lucas 12:5

Dios es quien puede darte la salvación de tu alma, pero debes reconocer que has pecado y que eres un enemigo de Él.

Dios no quiere destruirte, el te ama y prometió que un día volverá, pero antes de ese día será la última oportunidad que tengas.
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”
2 Pedro 3:9
Jesús pagó la condenación que nos correspondía pagar, la muerte.
“Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Juan 3:14-16
Jesús, murió para salvarte, pero debes creer, arrepentirte y recibirle en tu corazón.
“Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”
Romanos 5:7-8

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;”
Juan 1:12
Por favor no dejes la salvación de lado, reconoce que has pecado y que no puedes salvarte por ti mismo. Arrepiéntete y recibe a Cristo como tú Salvador personal hoy.

A mis 33 años.

image

Juan 17:4,6a  “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste…”

Jesucristo tenía muy clara la obra que Dios el Padre  le había encomendado que hiciera. Y ya casi al final de su vida, antes del sufrimiento de la cruz pudo decir estas hermosas palabras que cada cristiano debería decir.

Estaba pensando en que tengo 33 años de edad, aproximadamente la misma edad que Jesús tenía cuando fue crucificado. (Por la misma razón muchas personas dicen el viejo chiste que ya estás listo para ser crucificado cuando tienes 33. Bueno… )

Yo personalmente no he hecho mucho en la vida, he obtenido pequeños logros, pero no todos lo que me hubiera gustado tener a esta edad. Algunos solo por circunstancias, otros claramente por la voluntad de Dios y otros por pecado (flojera, dejadez, carnalidad, pensar en las cosas de la tierra y no en las del reino de los cielos, etc.) Si yo me muriera ahora mismo quedarían  muchos de mis sueños en el tintero, muchas cosas que me hubiera gustado hacer, proyectos personales, para Dios, proyectos en la iglesia, se irían conmigo a la tumba, y a este punto quería llegar. Es posible que te preguntes, ¿Por qué es tan drástico? Bueno el asunto es que Dios hizo planes conmigo que los tenía preparados desde antes. Efesios 2:10  “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Esas obras que preparó, para que las hiciera yo, las tengo que hacer YO, porque tienen mi nombre. No estamos hablando de la voluntad de Dios en cuanto a algo general, ya que Él puede usar muchas personas diferentes, pero los planes que tiene  para mi vida los tengo que cumplir yo.

Jesús tuvo 3 años para hacer la obra que el Padre le dio y no buscó hacer su voluntad, ni tomar atajos, lo hizo como tenía que hacerlo y esto agradó al Padre. Administró tan bien su tiempo que cumplió a cabalidad sus labores en la tierra. Él sabía que su tiempo era corto y no podía desperdiciar ni un minuto. Por la misma razón Él se levantaba cuando aún era oscuro para hablar con su Padre. Era esencial para Jesús tomar las primeras horas del día para orar, porque sabía que el ajetreo del día no se lo permitiría.

Jesús hombre vivió como hombre, y puedes encontrar en el nuevo testamento toda su humanidad,

Tenía compasión por los necesitados, ayudaba a estas personas, se cansaba, comía, dormía, hablaba, caminaba, etc. Se humilló a vivir como hombre siendo Dios y se sujetó a eso, haciendo la voluntad de Dios.

Juan 4:34  “Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. “

Juan 5:30  “No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre. “

Juan 6:38  “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.”

La verdad es que no sé cuánto tiempo te queda en la tierra, no sé cuánto tiempo Dios ya te dio siendo cristiano, ni cuánto tiempo piensas que vas a vivir, pero lo único que sé es que  muchas veces no tenemos tiempo para leer nuestra biblia, pero podemos leer todos los comentarios de facebook. recuerda esto. “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” 2Co 5:10.

Sé que muchos de ustedes no apuestan en casinos y para algunos es hasta una aberración hacerlo, pero lamentablemente es lo que hacemos con nuestra vida. Con cada cosa que nos quita el tiempo de servir al Señor y hacer su voluntad, es como apostar tus horas en una ruleta en la que nunca vas a ganar. Recuerda esto EL TIEMPO NUNCA SE RECUPERA, NI LA JUVENTUD, NI LA FUERZA. Estas cosas tienen un límite establecido por Dios y cuando el dice que se acaben, se acaban.

Pablo pudo decir estas palabras porque amaba al Señor y su venida. ¿Estás amando al Señor y su venida?

2Ti 4:7-8  “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.  Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”